Como coach de vida mi tarea número uno es llevar a quien solicita un proceso a comprometerse con una meta, sobre la cual enfocar su proceso de cambio. La gran mayoría de personas que buscan mi ayuda conocen, de un modo u otro, qué es lo que quieren

No obstante, no tienen idea de cómo lograr avances sólidos y significativos para lograr sus metas.

Ahora les voy revelar, desde mi experiencia, las formas en las que ustedes mismos sabotean el su camino para lograr lo que se proponen.

  • La meta no es clara

Esto usualmente ocurre porque la persona no cree que lo que quiere pueda ser alcanzable, entonces prefiere dejar la meta tan poco concreta como sea posible, para así poder decir que cualquier avance es bueno y evitar frustración.

¿Qué hacer?

Amarrarse bien el brasier y enfrentar las siguientes preguntas ¿Qué quiero en realidad? ¿Cuál es el resultado que busco? ¿Cómo voy a medir progreso? ¿Cuándo lo quiero? ¿Qué recursos necesito? ¿Con qué puedo empezar hoy?

  • Tengo la meta, pero no tomo acciones.

¿De qué sirve saber lo que se quiere si no se realizan las acciones necesarias para hacerlo real? Esto suele ocurrir cuando creemos que nuestro objetivo es muy grande y no sabemos por dónde empezar.

¿Qué hacer?

Lo más útil en este caso es pensar en pasos de bebe, pregúntese ¿Qué puedo hacer hoy con los recursos que cuento para estar más cerca a lo que quiero? No piense en nada titánico, eso si cada acción debe ser constante, siempre será más importante la constancia que la intensidad.

  • Expectativas muy altas

Piense en un tutorial del YouTube, en el video todo aparece fácil, limpio, rápido, eficaz, sin dolor y con resultados sin comparación. Error, las personas tienden a olvidar que para llegar a la cima se requiere paciencia, práctica, feedback y constancia.

¿Qué hacer?

¡Sea realista! Dese un margen de error que pueda ir reduciendo mientras obtiene las habilidades que le permitirán exigirse. Aplica para los resultados que espera, como para el tiempo en el que espera lograrlos.

Aquí es donde yo le puedo ayudar a dirigir sus esfuerzos, con un proceso de coaching https://andresc.org/coaching-personal-bogota/

  • Tener demasiadas metas

Esto suele ocurrir por el síndrome de “debo lograr” todo antes de diciembre, los 30, los 40, o cualquier plazo que produzca inseguridades. Deje de pensar que su vida es una competencia o carrera, esto solo le llevara a perder la vida y tranquilidad de hoy, por lo quiere mañana.

¿Qué hacer?

Entienda lo siguiente: Usted no va a lograr siempre todo lo que se propone, por lo menos no todo al tiempo, establezca prioridades. Elija hoy las metas con las que se sienta retado a ser mejor, sin olvidar todas sus otras responsabilidades con usted y otros.

Visite el siguiente link y conozca casos de éxito https://andresc.org/testimonios

  • Deje de ser tan optimista y tome las riendas de usted mismo

El optimismo hace que usted deje muchas cosas al “destino”, esperando que accidentalmente se resuelvan a su favor, o que piense que todo va a salir bien porque sí. Ahí es donde usted deja de trabajar proactivamente por lo que quiere y pierde el enfoque.

  ¿Qué hacer?

Construya hábitos que promuevan sus metas: actividades diarias, semanales, mensuales (de acuerdo a su meta) para estar siempre bajo el control de aquello que SI puede controlar. Lo demás si puede dejárselo al “universo”.

Las metas que diseño en mis procesos de coaching no están basadas en cantidad sino en calidad,

¿Qué es una meta de calidad? Es un objetivo que le permitirá crecer como persona, construir carácter y no solo obtener un objeto o servicio.

Si desea crear metas que apoyen su desarrollo búsqueme, en el link de la descripción puede pedir una cita conmigo o asista a uno de mis eventos mensuales.

Solicitar sesión: https://andresc.org/contacto/

Próximo evento: https://andresc.org/eventos/

Más información sobre coaching personal: https://andresc.org/coaching-personal-bogota/

ENGLISH »