Desde mi experiencia como coach de vida, me he encontrado con diferentes situaciones: personas que no saben lo que quieren, personas que saben lo que quieren pero que no saben cómo lograrlo, personas que desean mejorar su calidad de vida, personas que anhelan encontrar una relación estable; entre muchos casos más.

Algo curioso que he notado en estos años es que todas estas personas tienen algo en común y es que de alguna manera, saben que hay algo que están haciendo mal para alcanzar sus objetivos; sin embargo, no toman algún tipo de acción para realizar cambios.

Creo firmemente que todos nos beneficiaríamos de hablar con un coach personal. Ya que esa conversación nos ayudaría objetivamente a tomar acciones estratégicas y organizadas en pro de una vida mejor. Pero también creo que hay cosas que podemos hacer por nosotros mismos, para así poder avanzar en pos de aquello que queremos.

Responde a la siguiente pregunta: ¿Qué impacto tendría en tu vida personal, profesional o de pareja, dejar de hacer aquello que de alguna manera sabes que no deberías hacer?

¿Qué es eso que deberías dejar de hacer?

La siguiente es una lista de las actividades que puedes dejar de hacer hoy mismo para estar más estable emocionalmente y usar la energía extra para alcanzar aquello que realmente deseas:

  1. Quejarte. Esto solo evidencia tu falta de valor para tomar decisiones. Si algo no te gusta cámbialo, si no puedes cambiarlo, acéptalo; de lo contrario vas a ser la persona que todos quieren evitar, inclusive aquellos que más te quieren.
  2. Posponer lo inevitable. Esta es la manera más fácil de llenar tu vida de ansiedad, miedos y de falsas expectativas. Estas usualmente son conversaciones que debes tener tarde o temprano, las cuales vamos alimentando en nuestra mente por horas, solo para darnos cuenta que nunca es tan malo como lo imaginamos.
  3. Hacer promesas falsas. Así se pierde la credibilidad antes los demás. Solo comprométete a hacer aquello que sabes que realmente puedes hacer, así no tendrás que inventar excusas flojas, ni evitar personas porque sabes que quedaste mal, de nuevo.
  4. Soñar despierto. No le huyas a tu realidad nutriendo fantasías en la mente. Tú no eres un millonario en Dubái, ni sales con el súper modelo. Evita entrar en tu mente para alimentar pensamientos que no te llevan a crear algo significativo en el mundo real.
  5. Tratar de controlarlo todo. No todo a tu alrededor necesita de tu intervención, y si ese el caso: o te encuentras rodeada de idiotas, o tú eres el idiota. Además, te aseguro que eres el tipo de persona que termina llena de responsabilidades que no te pertenecen y con niveles de estrés muy altos.

¿Por dónde puedes empezar a cambiar?

Evita pensar que el cambio es algo que solo se logra por medio de grandes y heroicas acciones, como: el salto al vacío, el dejar todo atrás o apostarlo el todo por el todo. Haz de tu proceso de cambio algo más realista, amigable y sostenible. La siguiente es una lista de pequeñas acciones que pueden hacer la diferencia:

  1. Elige algo que puedas cambiar.
  2. Decide que acción o acciones (no más de tres) vas a realizar, algo pequeño y fácil de recordar.
  3. Implementa las acciones por siete días.
  4. Evalúa los resultados.
  5. Haz cambios en el plan, de ser necesario.

Deja de hacer aquello que sabe que está mal y vive los resultados de liberar energía para ti. Es un pequeño paso hacia una mejor disciplina de vida y te puede ayudar a crear las bases para cambios futuros más profundos.

En el siguiente link encontrarás un archivo con preguntas que te ayudarán a darte cuenta de las cosas que deberías dejar de hacer hoy mismo.

 

Desde mi experiencia como coach de vida, me he encontrado con diferentes situaciones: personas que no saben lo que quieren, personas que saben lo que quieren pero que no saben cómo lograrlo, personas que desean mejorar su calidad de vida, personas que anhelan encontrar una relación estable; entre muchos casos más.

Algo curioso que he notado en estos años es que todas estas personas tienen algo en común y es que de alguna manera, saben que hay algo que están haciendo mal para alcanzar sus objetivos; sin embargo, no toman algún tipo de acción para realizar cambios.

Creo firmemente que todos nos beneficiaríamos de hablar con un coach personal. Ya que esa conversación nos ayudaría objetivamente a tomar acciones estratégicas y organizadas en pro de una vida mejor. Pero también creo que hay cosas que podemos hacer por nosotros mismos, para así poder avanzar en pos de aquello que queremos.

Responde a la siguiente pregunta: ¿Qué impacto tendría en tu vida personal, profesional o de pareja, dejar de hacer aquello que de alguna manera sabes que no deberías hacer?

¿Qué es eso que deberías dejar de hacer?

La siguiente es una lista de las actividades que puedes dejar de hacer hoy mismo para estar más estable emocionalmente y usar la energía extra para alcanzar aquello que realmente deseas:

  1. Quejarte. Esto solo evidencia tu falta de valor para tomar decisiones. Si algo no te gusta cámbialo, si no puedes cambiarlo, acéptalo; de lo contrario vas a ser la persona que todos quieren evitar, inclusive aquellos que más te quieren.
  2. Posponer lo inevitable. Esta es la manera más fácil de llenar tu vida de ansiedad, miedos y de falsas expectativas. Estas usualmente son conversaciones que debes tener tarde o temprano, las cuales vamos alimentando en nuestra mente por horas, solo para darnos cuenta que nunca es tan malo como lo imaginamos.
  3. Hacer promesas falsas. Así se pierde la credibilidad antes los demás. Solo comprométete a hacer aquello que sabes que realmente puedes hacer, así no tendrás que inventar excusas flojas, ni evitar personas porque sabes que quedaste mal, de nuevo.
  4. Soñar despierto. No le huyas a tu realidad nutriendo fantasías en la mente. Tú no eres un millonario en Dubái, ni sales con el súper modelo. Evita entrar en tu mente para alimentar pensamientos que no te llevan a crear algo significativo en el mundo real.
  5. Tratar de controlarlo todo. No todo a tu alrededor necesita de tu intervención, y si ese el caso: o te encuentras rodeada de idiotas, o tú eres el idiota. Además, te aseguro que eres el tipo de persona que termina llena de responsabilidades que no te pertenecen y con niveles de estrés muy altos.

¿Por dónde puedes empezar a cambiar?

Evita pensar que el cambio es algo que solo se logra por medio de grandes y heroicas acciones, como: el salto al vacío, el dejar todo atrás o apostarlo el todo por el todo. Haz de tu proceso de cambio algo más realista, amigable y sostenible. La siguiente es una lista de pequeñas acciones que pueden hacer la diferencia:

  1. Elige algo que puedas cambiar.
  2. Decide que acción o acciones (no más de tres) vas a realizar, algo pequeño y fácil de recordar.
  3. Implementa las acciones por siete días.
  4. Evalúa los resultados.
  5. Haz cambios en el plan, de ser necesario.

Deja de hacer aquello que sabe que está mal y vive los resultados de liberar energía para ti. Es un pequeño paso hacia una mejor disciplina de vida y te puede ayudar a crear las bases para cambios futuros más profundos.

En el siguiente link encontrarás un archivo con preguntas que te ayudarán a darte cuenta de las cosas que deberías dejar de hacer hoy mismo.  

 

ENGLISH »