El coaching yace sobre tres grandes pilares que le permiten a quien lo toma impulsar su proceso de cambio de manera planeada, estructurada y clara mientras elimina o sobrepasa barreras en el camino.

Estos pilares están centrados en una meta en común: el objetivo. Recuerde sin una meta clara el coaching no es de mucha ayuda en un proceso de desarrollo.

Estos pilares son:

  • SER
  • HACER
  • CONOCER

El ser se enfoca en aquello que no se puede tocar más influye directamente sobre las acciones que una persona está dispuesta a realizar para lograr su meta. En el ser encontramos temas de gran importancia como manejo de las creencias, valores y principios. Estos tres aspectos juegan un papel fundamental en la creación del estado ideal de quien toma el proceso de coaching.

Muchos de estos aspectos (creencias, valores y principios) están fuera de nuestro control ya que fueron aprendidos antes de que fuéramos conscientes de su existencia, se han desarrollado gracias a la cultura, los modelos familiares y las situaciones a lo largo de nuestra vida. Estos determinan hasta donde estamos dispuesto a tomar acción frente una situación deseada, estos tres aspectos son la barrera más grande que se encuentra en los procesos de coaching.

El trabajo del coaching en lo que se refiere al ser, es entonces, redireccionar el significado de las situación o el papel que una determinada creencia, valor o principio juega en el alcance de una meta de tal forma que el coachee (la persona que toma un proceso de coaching) encuentre los recursos necesarios dentro de el para tomar acciones necesarias para reencuadrar dicha creencia y tomar acción hacia su objetivo.

El hacer, segundo pilar del coaching el cual está mejor expresado en la frase “si quiere aprender, actúe”. El coaching es una metodología de acción. Si no se actúa nada pasa. El coaching entiende que muchas de las acciones que las personas desean tomar están expresadas en términos que parecen claros a simple vista, más son vagos o no tienen una fácil ejecución.

Objetivo:      Bajar de peso

Problema:    ¿Cuánto es bajar de peso?
¿Cómo lo va hacer?
¿Cuándo quiere lograr el peso deseado?

El anterior es un claro ejemplo de una meta mal diseñada. Si su objetivo es bajar de peso, determine su peso al iniciar su día, luego no coma absolutamente nada durante ese día, y vuelva a determinar su peso en la noche, le aseguro que bajo. ¿Es eso lo que quiera? ¿Es así como lo quería lograr? Tal vez no.

El coaching reduce su meta a detalles que usted no ha tenido en cuenta y la transforma en acciones claras, medibles, especificas, observables, retadoras y progresivas que son ejecutables en el plazo inmediato.

 

Coachee:             Quiero bajar de peso

Coach:                ¿Cuánto quiere bajar?

Coachee:             Cuatro kilos

Coach:                 ¿Cuándo quiere lograrlo?

Coachee:             En un mes.

Coach:                 ¿Qué quiere entonces?

Coachee:             Quiero bajar cuatro kilos en 30 días.

Coach:                 ¿Cómo lo piensa hacer?

Coachee:             Haciendo ejercicio

Coach:                 ¿Con qué frecuencia?

Coachee:             Dos veces por semana

Coach:                 ¿Qué tipo de ejercicio?

Coachee:             caminar

Coach:                 ¿Cuánto tiempo?

Coachee:             30 minutos

Coach:                 ¿Piensas hacer algo mas además de ejercicio?

Coachee:             No creo.

Coach:                 ¿Cree que caminar durante 30 minutos dos veces por semana, sin la ayuda de otro mecanismo                                  para bajar de peso, sea realista para lograr su meta de cuatro kilos en un mes?

Coachee:             eh… Ahora que lo pone así, no parece ser suficiente.

Coach:                  ¿Qué más está dispuesto a hacer para bajar de peso?

Coachee:             A ver… me da tanta mamera hacer ejercicio.

Coach:                  ¿Qué puede hace que no sea ejercicio?

Coachee:             Cuidarme con la comida, supongo.

Coach:                  ¿Qué significa eso para usted?

Coachee:             la verdad, no sé, ¿comer menos?

Coach:                  Antes de comer menos, que le parece si se informa de un experto, ¿tiene a quien consultar?

Coachee:             Si, un amigo.

Coach:                  ¿Cuándo habla con él?

Coachee:             Mañana en la tarde.

Coach:                  Entonces que va a hacer mientras habla con su amigo.

Coachee:             Caminar dos veces por semana por 30 minutos.

Coach:                  ¿Cuándo inicia?

Coachee:             Mañana antes de ir a trabajar y el jueves después de que llegue de trabajar.

Coach:                  ¿Por qué va a hacer eso?

Coachee:             Quiero bajar cuatro kilos en 30 días caminando por 30 minutos dos veces por semana y                                               cuidándome con la comida, aunque esa parte aún no sé cómo manejarla, iniciando mañana

Coach:                  En cuanto a la comida, ¿Podría enviarme un listado de lo que va a hacer desde que hable con su                               amigo en adelante?

Coachee:             Claro.

 

En esa corta conversación de coaching se evidencia la labor del coach. Hacer visible lo invisible, convertir en actividades concretas deseos vagos. El coach lleva al coachee a tomar acción desde lo que este sabe y puede hacer ahora mismo. El esperar a los momentos ideales para actuar no es parte del escenario del coaching. Actuar desde una actividad que el coachee pueda controlar y que lo saque de su zona de confort si lo es.

Lo que nos lleva al pilar tres, el conocer. Es muy normal que el coachee no tenga todo el conocimiento que requiere a la mano, esto no significa que no tenga acceso a él. En la conversación anterior se muestra como el coach lleva al coachee a expandir su conocimiento haciendo uso de recursos que tiene a su alcance.

El coaching busca que el coachee expanda su conocimiento sobre un tema de su interés o sobre aspectos que pueden enriquecer su proceso. Esto siempre llevado al campo de la acción, la falta de conocimiento no es una excusa para no actuar.

Es así, por medio del trabajo en el ser, hacer y conocer, que el coaching es una maquina constructora de realidades satisfactorias.

Si deseas conocer más de cerca un proceso de coaching haz clic aquí.

ENGLISH »